viernes, 6 de febrero de 2015

Dos en uno.




Hoy me ha tocado ducha total. Otros aprovechan esta oportunidad para tirar por el desagüe amores descarnados, yo tiro por ahí las malas noticias que se acumulan en mi cerebro a lo largo de la semana. Es el día de limpieza general: champú a la quinina, gel de amapolas ¡ostras, no queda suficiente! pues lo mezclo con el de rosas que se han empeñado en traerme a toda costa los reyes. Gel íntimo neutro ¡menos mal! Los pensamientos se van empapando de espuma rosada y hasta creo en eso de que todo el mundo es bueno, incluso demostrando  lo contrario. Me seco a golpecitos con la toalla en un acto de falso amor propio. Leche de almendras y avena para desacartonarme la piel, nunca he creído esa mentira de que los potingues te devuelven a la infancia. Y por supuesto la crema facial, que me deja un aroma a cítrico que a veces pienso que es la responsable de mi personalidad tan ácida. Unas vaporizaciones de Eau dynamisante y ¡Toma ya, soy otra persona! Hay gente que sólo se fija en las apariencias. Personalmente procuro meterme más adentro, con todos los riesgos que eso conlleva, para no caer en su mismo error. Pero nunca ninguna conclusión es definitiva así que dejo esta reflexión flotando en el aire que da un toque masculino al juntarse con el frescor ice blue del desodorante. 

Se ha hecho tarde. Me pongo cualquier cosa para bajar a por el pan antes de quedarme sin el componente principal para cualquier bocadillo que se precie. A mi regreso me cruzo en el ascensor a la vecina del quinto que sale protegida por su abrigo de piel, su pelo de peluquería y su  m a r i d i t o. Me mira de arriba abajo. Le leo el pensamiento. El mío es más hermético, ha quedado escondido detrás de una sonrisa y un buenos días huérfano.  Me toca tragarme los restos de su caro perfume, mal elegido, que ha dejado de ambientador en el habitáculo. Catorce pisos sin respirar. Entro en casa abrumada.  El olor a café se resiste a abandonar el hogar y empiezo a experimentar una especie de psicodelia olfativa que tumbaría patrás al mismísimo Grenouille.

Pensaba que la colada despejaría mis ideas como a los actores cuando salen tan frescos del jacuzzi y me contagian el espejismo de que la vida es confortable, benevolente y bella pero, no sé por qué, estoy más confundida que antes de entrar en el cuarto de baño. 


13 comentarios:

sabores compartidos dijo...

Bueno hay gente que tras la funda no esconde nada especial en su interior, que a fin de cuentas es lo que vale. Espero que no te tirase patras el olor del café jejeje
Besotesssssssss

ñOCO Le bOLO dijo...


Yo te diría que si realmente quieres regresar a la infancia no hay nada como Nenuco y unos polvos de talco. La restante parafernalia, pues sí, para el Jean Baptiste, a ver si se marea.
Bueno, te dejo, que voy a comprobar mis rituales.
Me has divertido un ratín.

VVRTSdCLRS

· LMA · & · CR ·

Ginebra dijo...

Me encanta Eau Dynamisante:).
Pues aquí, en este texto no muy largo, hay muchos "palos que tocar", creo que tras las letras ácidas es donde se esconden las verdades...
"Hay gente que sólo se fija en las apariencias", eso dices aquí y eso pensamos muchos, pero yo me atrevería a añadir que "Todos nos fijamos en las apariencias", aunque unos van (o vamos) más allá de éstas y otros se quedan ahí, esa es la diferencia...

En mi ascensor huele a tabaco porque algún/a gilipollas fuma en él, sin importarle que luego lo utilizaremos los demás...

Besos de domingo

Piruja dijo...

Hola volvo, por regla general la mayoría de la gente solo se fija en las apariencias sin molestarse en conocer mas a fondo a las personas, muchas veces nos llevamos gratas sorpresas lo mismo que lo contrario:), sobre los olores aquí también los hay que se piensan que los ascensores son de ellos, y mas de una vez vas a entrar en ellos y la bofetada que te da el olor al tabaco y a sudor de no se cuantos meses es de aúpa, amos que se pone la marcha atrás volando:), luego da gusto al menos a mi me encanta entrar en casa y oler a café:)
Ya se porque la colada no ha despejado tus ideas, y es porque no te has metido en un jacuzzi, solo te has duchado aunque con un montón de potingues jeje

Besos.

Noelia dijo...

El agua "a secas" es el mejor aroma cuando se quiere despejar la mente de malos olores.
A "Coral" le pasa muchas veces lo que cuentas en tu "dos en uno", será porque es Géminis o porque tiene un buen olfato pero el caso es que le cuesta rozarse con vidas ajenas por eso de los malos olores.

Te dejo dos en uno MUAK


Pd.- ah! Quien pudiera volver a ser un lienzo blanco, limpio, pulcro, con ese perfume de inocencia ....

Entre palmeras... dijo...

Dice un antiguo refrán:

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces...

Así que mejor sin presunciones, ni carencias.

Mejor sería andar desnudos????

No sé, porque hay pieles muy camaleónicas, así que mejor un buen baño antes de acostarme.

Eres una diana, volvo, una diana.

jejejejje

Te dejo algo, espero te guste

http://youtu.be/HLpszzvnbsU

Abrazos y linda semana

karras dijo...

Mira por donde ultimamente y casi sindarme cuenta, voy callendo en ese mismo hermetismo sobre todo por tan constantes y seguidos desengaños.
El perfume de la vecina no por proximidad es molesto puesto que para molestar ha de importarte su aroma. A mí me molesta ese olor a disfraz amistoso con que tratan de asaltarte hasta los teleoperadores de mi compañia, y no te digo ya cuando además esa putrefacción proviene de alguien que has querido o conocido más intimamente (amig@s).
Menos mal que aún nos quedan los bocatas y un café. Que por cierto es una de las cosas mas hermosas que acarician la pituitaria en un domingo mañanero.
Besotes.

karras dijo...

Perdona las faltas de ortografía, aún no he tomado mi ración de cafeína y estoy desorientado jajajaja.

Sergio DS dijo...

Me encanta el olor a mojado...

Un beso.

S. dijo...

Está bien que embutas en limpieza y todo eso el regalo. En tu caso se disculpa que trabajes la apariencia porque también hay algo dentro(y mucho, no se puede decir de ti que seas superficial). El problema es para los que solo son cáscara y nada más que eso. Claro que nunca vemos a la gente realmente. Decía Oscar Wilde que lo más profundo de las personas es la piel. Hasta ahí llegamos en lo que sabemos del prójimo.
Por lo demás tus ceremonias relajantes ya son un placer en sí mismas. Un objetivo más que un medio para algo. Saludos.

alp dijo...

como dicen por ahí..el nenuco de toda la vida genial...un abrazo desde Murcia...me gusta la foto....

Miss Carrousel dijo...

Un texto cotidiano, lleno de detalles de almendras y sinceridades frescas.
Me ha gustado mucho la primera idea, la de tirar las malas noticias por el desagüe.
¿Cómo no me he dado cuenta antes? Tomo nota.
Un besito :)

Esmeralda dijo...

Mi pituitaria ha recorrido todas las fragancias que te has puesto en tu cuerpo serrano, seguro que con todo ésto se han ido por el desagüe todos los malos rollos

... unas gotitas de lilas para suavizar el día?????

tD++++b