sábado, 27 de diciembre de 2014

El día después.

Escultura: "Flywaterbags" de Ana Soler Ciudad de la Cultura (Santiago de Compostela)

Decididamente, el mejor atractivo que tiene  la noche buena es el día después. La sensación que me queda de haber salido airosa de la emboscada me gusta más que una copa de veuveclicquot. De los polvorones me como sólo la mitad.  Como de los restos de la batalla ya se encarga cenicienta, queda por delante un apacible día en el que levantarme tarde, deambular por la casa enfundada en un polar y zapatillas haciendo lo imprescindible hasta la hora de sestear, perdiéndome el guión de la peli, es un puro placer dedicado al olvido en el que empiezo a pensar dos meses antes. En un gesto solidario, los restos de la cena sirven para la comida: es obligatorio reciclar los alimentos como manda el canon de la crisis y además llevo grabado en el coco eso de que para si quisieran otros nuestros despojos, las miguitas. La conciencia y todo eso. Si acaso, añado al menú un caldito descongelado donde tirar unos fideos, unas letras o sémola que reanimen el alma golfa.

Todo iba dentro de lo previsto, hasta la hora de comer. En una de las cucharadas, mediado el plato calentito,  ¡joder! casi me trago a   n i c o l a s. ¡Qué náusea! Mi gozo en un pozo. Estuvo en el portal dando la bienvenida al niño, leyó el mensaje real, se coló en las fotos familiares al lado del patriarca, en los chistes de wasa... Insaciable, se tuvo que zambullir hasta en mi sopa. Este tipo debe tener una misión imposible. Nunca pensé que yo fuese un personaje relevante, ni que acabaría nombrándole aquí. Pero también es verdad que todo cabe en la memoria de una geisha y la información es poder. Adiosgracias que no me lo topé entre las sábanas.

Me voy, que he quedado el miércoles con un viejo marchoso  y tengo que preparar el escenario para la celebración de su jubilación. ¡Agur!


domingo, 21 de diciembre de 2014

Cita ineludible.



Ya me olvidé de las escapadas de novacaciones del calor interminable de este verano  de la playa de la arena de la playa del mar del tabulé. Empiezo a olvidarme del otoño de sus ventiscas de sus lluvias de sus colores del sin-concierto de Joaquín de la seudo-pasión con Luis del derroche del black friday de sus musas d

Sonó el timbre. Un escalofrío desdibujó su figura debajo de la manta mientras Al Pacino se topaba con Ellen en una street de NY y quedaban para tomarse todo el café del mundo. Ya está aquí -renegó. Hay citas que nunca fallan. Se revolvió en el sofá. Sin abrir la puerta, le dio la bienvenida como una exquisita anfitriona. El nuevo inquilino entró como perro por su casa esbozando una sonrisa gélida. Se olfatearon. Se besaron por cortesía con un abrazo fingido y  se dispusieron a surcar  la noche más larga como dos tripulantes solidarios ante la tormenta que se avecina. Ochenta y nueve días de travesía por delante con mucho bogar y más bien poca sincronía, en busca de una tal prima vera: una bruja con fama de vida alegre, generosa y desinhibida que vuelve del derecho a unos y a otros los vuelve aún más del revés.


martes, 9 de diciembre de 2014

Un clavo saca otro clavo.




Estaba indignada por el plantón con el que Sabina nos ha ignorado al resto de adeptos,  a los no co-capitalizados. Pero con eso de la inesperada aparición de Luis en el camino me he venido tan arriba que no queda ni rastro de la zanja dejada por la puñalada. Lo siento  Joaquín, no sé si te cabrá el bombín en el escenario de Madrid y Barcelona... La devoción es un vivo sin vivir en mi, un no poder vivir sin ti  que en cualquier momento puede saltar al bando de  si te he visto no me acuerdo, cuando el milagro se hace de rogar para uno y ves con estupor cómo el fruto de tus plegarias aterriza en la puerta del vecino.

Demasiado tiempo de abstinencia, flaco. Esto es un recalentón sin premeditación pero con un alto grado de alevosía y, lo peor, sin retorno; con otra saliva  me curo la herida. Me entiendes, ¿no?. Es justo que cada cual busque una brasa que le derrita, sin necesidad de recurrir a las peligrosas microondas. Aquí no ha pasado nada y tan amigos.  Lo nuestro duró... lo que tenía que durar: ni una noche más ni un día menos. Fue intenso, largo, bonito y siempre nos quedará la música y los conciertos.

Slowly. Uy, ¡qué lapsus!, quería decir lo siento, en inglés.


Actualización 15 de Diciembre: Ni que decir tiene que siento en el alma lo que le ocurrió a Sabina, en su actuación en Madrid el pasado sábado. Ojalá el diagnóstico inicial no sea el definitivo y que sólo se trate de un agotamiento físico debido a la larguísima gira con la que "nos" ha querido deleitar. Ánimo, flaco!


jueves, 4 de diciembre de 2014

So Slowly.



Esta noche
Sin tu latido
Siento que me estoy perdiendo

Abrázame
Quiéreme
Slowly
Con alevosía

L. E. Aute


**   **   **


Sucedió el 28 de Noviembre. Luis Eduardo Aute, el cantautor más sensual que yo recuerde, cerró su gira "El niño que miraba el mar"  aquí, en el desierto naranja. Dos horas de placer gratuito a un precio razonable; más de ciento veinte minutos rescatada del tedio, propulsada al séptimo cielo sin mediar vehículo alguno, más que un emisor de letras dulces y calientes deslizándose suavemente en busca de un receptor. Sintonicé alto y claro. Un logro que  aplaudo con las pestañas todavía encendidas. Me dejó el deseo tan licuado que, por una larga temporada, estoy... No sé cómo estoy. Un reencuentro memorable. "Que sepulten la utopía por las noches" porque, más de una,  "Voy a hundirme en los mares" y "de ninguna manera quiero olvidarte", Luis.


sábado, 22 de noviembre de 2014

Amor reciclado.






(Jaime Sabines, 1926-1999)





Nota: Esta especie de haiku está compuesto por tres poemas de Jaime Sabines; cada renglón tiene su propio enlace al poema correspondiente. El de arriba, a la derecha, también.


domingo, 16 de noviembre de 2014

Un abrir y cerrar de ojos.


Hay madrugadas que sí Que la luz me acaricia los párpados con sus dedos de aurora y me despierto a medias Que me levanto con pasos bostezantes y recojo a Candela que dormita sobre el escritorio Al contrario que yo, enseguida se despierta en cuanto le doy al on Abre mucho los ojos que esconde detrás de espesas lentes y aunque los míos a esas horas parecen la rendija de una persiana yo puedo ver el matiz que ella es incapaz de detectar: el poderío con que regresa cada nuevo día emergiendo de la oscuridad más absoluta. Ella cumple su función Off  Y ambas regresamos al calor de las sombras Ella indiferente, con la barriga satisfecha Yo malherida El alba no tiene corazón.


lunes, 10 de noviembre de 2014

Luz otoñal.



Hay una leve luz caída
entre las hojas de la tarde.
Dame
tu mano y cruza
de puntillas conmigo
para nunca pisarla,
para no arder tan tenue
en sus dormidas brasas
y consumirte lenta
en el perfil del aire.

J. Ángel Valente (1929-2000)


jueves, 6 de noviembre de 2014

Una historia de objetivos.


(AF-S DX VR Zoom-Nikkor 55-200mm) ISO 200 f/5,6 1/640

No me gusta hablar de asuntos personales en público. Sin embargo opino que las reglas están para saltárselas sobre todo si tienes un guión que lo requiere. Allá voy. Quiero hablar de generosidad. Situémonos. La mayoría de los que leéis estas líneas habéis llegado hasta aquí de manera espontánea  y eso es muy halagador porque de alguna manera, no importa el motivo, cada uno decidió quedarse por aquí, entre mis fotos y mis letras. La fidelidad es la mejor recompensa que he obtenido porque ha conseguido que, a través del tiempo y de las palabras, germinase y se acrecentase la confianza hasta alcanzar el grado de complicidad. Y un día me di cuenta de que, sin decirnos apenas nada, sabemos si el que está al otro lado sonríe o  tiene el día ñoño porque le han perforado el alma. A partir de ahí dejamos de ser sólo uno más y cobramos vida a ambos lados de la ventana abierta a este mundo: un universo en el que observados desde arriba… ni se nos ve, ni se nos espera. En este punto, es justo que abra un paréntesis para quienes me acompañáis desde el pasado remoto para decir, con el corazón en la mano, que he recibido de vosotros mucho más de lo que os he dado, pues mi objetivo no era llegar a algún sitio sino dar rienda suelta a mis alucinaciones sin jueces ni censura, y aún así sois extraordinarios  cómplices de mis desvaríos. A todos, mil trescientas gracias por lo menos. Sí, también me puedo equivocar. Pero no es la historia de hoy. Hoy es la historia de un desconocido que, un buen día, apareció en otra de mis vidas, en mi primera vida para ser exactos. Se dejó llevar por su naturalidad, aprendió rápido a leer entre líneas, se acomodó en esta jaima nómada y se quedó. Han pasado unos años.

Hace unos días, ese yanodesconocido se puso en contacto conmigo. Decía que le sobraba un objetivo Nikon 55-200, que se le había quedado ¡¡pequeño!! y quería uno más grande. ¡Qué tíoTe lo dejo una temporada -insistió intentando convencerme. De acuerdo, repliqué, pero, si me lo quedo, le pones un precio porque yo ya tenía intención de comprarme uno. Cuando acusé recibo al paquete que me había enviado, me mandó un e-mail que decía "... Me alegra infinito que te guste y que te haya valido, amiga. Ahora hablaremos del importe que es: si tienes ocasión de hacer un favor a alguien que lo necesite o de dedicar una sonrisa a alguien triste hazlo porque ese es el precio…"

Cualquier cifra se quedaría corta mas, por poner un número, te doy mil setecientas gracias, Karras, por los mismos días de compañía más el regalo de volver a hacerme creer en el ser humano. Sobre todo por esto. Y te dedico esta primera foto salvaje hecha en el bosque de mi hogar, la terraza: un lugar abierto a cualquier tipo de bicho que esté dispuesto a trepar más de 50 metros para consumar un cruce de miradas diferentes.

No me gusta hablar públicamente de asuntos personales, pero aquí estamos en petit comité.


sábado, 1 de noviembre de 2014

¡Hello, Wein !




La muerte es sólo la suerte, con una letra cambiada. (J. Sabina)


domingo, 26 de octubre de 2014

Cuerpo y mente.



Lo de la salud venía a cuento de una bronquitis que me provoqué sustituyendo mis ansias de libertad,  mi necesidad (temporal) de soledad, por el consumo de tabaco que quemo a diario. Este sería, a grosso modo, el diagnóstico de Thorwald Dethlefsen (licenciado en psicología) y de Rüdiger Dahlke (doctor en medicina y psicoterapeuta). Según sus investigaciones…. "No hay una diversidad de enfermedades curables, sino una sola enfermedad determinante del <<mal-estar>> del individuo". En su Libro La enfermedad como camino (Plaza&Janés, 315 páginas) analizan el significado de los quebrantos más habituales de la salud, con un lenguaje comprensible y continuas referencias y reflexiones de filósofos imprescindibles. Todos los síntomas tienen un sentido profundo para la vida de la persona: nos transmiten mensajes del ámbito espiritual, y de su adecuada interpretación dependerá nuestra capacidad de recuperación.

Así empieza el prólogo escrito por los autores:

"Este libro es incómodo porque arrebata al ser humano el recurso de utilizar la enfermedad a modo de coartada para rehuir problemas pendientes. Nos proponemos demostrar que el enfermo no es víctima inocente de errores de la naturaleza, sino su propio verdugo. Y con esto no nos referimos a la contaminación del medio ambiente, a los males de la civilización, a la vida insalubre ni a "villanos" similares, sino que pretendemos situar en primer plano el aspecto metafísico de la enfermedad. A esta luz, los síntomas se revelan como manifestaciones físicas de conflictos psíquicos y su mensaje puede descubrir el problema de cada paciente."

En el último capítulo formulan una pregunta que probablemente nos haríamos una vez llegados a ese punto:


- "Y ahora que ya sé todas estas cosas, ¿qué tengo que hacer para curarme? 
- ¡Abrir los ojos!" es la respuesta, según ellos.



NOTA: la palabras o frases en azul, en los textos, siempre son enlaces que complementan la entrada.


lunes, 20 de octubre de 2014

La mejor posesión: la salud.



Oiga, Doctor,
devuélvame mi depresión,
¿no ve que los amigos se apartan de mi?
dicen que no se puede consentir
esa sonrisa idiota.


Oiga, Doctor,
esta vez le falló la acupuntura,
¿acaso no le pago las facturas?
déjeme como estaba, por favor.

Oiga, Doctor,
a ver si tengo cura,
sólo quiero ser yo
y ahora parezco mi caricatura.

Oiga, Doctor,
devuélvame mi fracaso,
¿no ve que yo cantaba en la marginación?
devuélvame mi odio y mi pasión,
Doctor, hágame caso,
quiero volver
a ser aquel payaso
con alas en los pies.

Oiga, Doctor,
...


Texto: Joaquín Sabina, de la canción Oiga, Doctor.


martes, 30 de septiembre de 2014

China a un paso.


Pinchando en la Puerta…se llega allí.
Para quienes como yo no puedan ir a China... el país asiático ha tenido la gentileza de venir hasta el MARQ para mostrarnos una parte importante de su Historia: la Dinastía Han, Los Señores del Cielo y de la Tierra. Un período dinástico crucial que va desde el 206 ac. al 220 dc. Nos han traído 250 piezas originales apoyadas con ilustraciones, caligrafías, paneles didácticos y montajes audiovisuales sobre la cultura inmaterial de esa época, para que contemplemos su belleza, amén de otras curiosidades como los inventos que se generaron, sus costumbres, ciencia, astronomía, su filosofía de la mano de Confucio,... Y todo esto cabe, aunque parezca inverosímil, en el Museo Arqueológico de Alicante, hasta el 11 de Enero de 2015.

Como supongo que, para la mayoría, desplazarse a Alicante les resultará tan complejo como volar hasta China recomiendo ver el vídeo oficial de la exposición, que es como un viaje desde el remoto-pasado hasta el futuro-presente, y si puede ser con el volumen más bien alto mejor. La música y la fotografía son alucinantes.













Emperador de Jade.





Algunos inventos e innovaciones.

Confucio:
Su enseñanza se condensa en la buena conducta en la vida, el buen gobierno del Estado, el cuidado de la tradición, el estudio y la meditación.


Que tus pilares sean robustos!


NOTA: Como siempre, las palabras en azul son enlaces que complementan la entrada.




domingo, 21 de septiembre de 2014

Naturaleza salvaje.



La cita era a cualquier hora en la explanada lateral de una gasolinera, ese coto tierradenadie con espíritu de servicio  público. Cada uno por su lado, con su particular interés, se sentía entusiasmado. Lo deduje en cuanto aparecieron los coches a una velocidad excesiva. Provenientes de puntos opuestos, ejecutaron una danza en círculo hasta frenar en seco uno frente al otro como dos búfalos a punto de embestir defendiendo un hipotético territorio. Con los motores aún en marcha, ambos conductores se apearon de los vehículos para correr a estrellarse el uno contra el otro, estrechándose en un abrazo que no había visto ni en película. Se comieron el cuello, la cara y los labios y después de clavarse las lenguas  en una sola boca se distanciaron lo suficiente para tomar aliento y repetir. Aunque todo sucedió muy rápido a mi debió parecerme una eternidad, pues, cuando me di cuenta, los  bólidos estaban aparcados y ellos cruzaban, sin mirar, la comarcal en  dirección a la posada, amarrados por los hombros y la cintura, como valientes héroes atravesando la existencia sin temor a las estaciones. Elucubré sobre la asiduidad de los encuentros... apostando que, además de desearse, también se amaban.

- Señora, ¿se encuentra bien? -me preguntó el mozo de la gasolinera, mientras le observaba restituir la manguera a su habitáculo.
- Sí, sí... - respondí sin despegar la mirada del surtidor. Estaba pensando si el café de colombia lleva algo más que cafeína.
- ¿Espera a alguien? - replicó alucinado, molesto por la cola que estaba formando.
- Sí, el Otoño...


miércoles, 10 de septiembre de 2014

La ley de Murfy.



Traigo un popurri mental alucinante. Este verano no me llevé el ordenador de no-vacaciones lo cual provocó una saturación de fotos en la cámara que me obligaba a descargarlas continuamente en el iPad;  unas ochocientas fotos que aún no he podido seleccionar, ni editar. La intención de descansar era buena, pero Murfy no me da tregua y el mes y pico me ha cundido más de lo que deseaba. Realicé tres escapadas rápidas de ida y vuelta en el mismo día. Hablé con el cura guaperas para que me ayudase a resolver el enigma de quién será el desgraciao que todos los años se lleva el florero, con sus flores, con que honro a mis antepasados. De paso, le pregunto que por qué no piden las escrituras de las sepulturas a la hora de los enterramientos porque la de mi familia, en los últimos años, se está llenando de okupas. Me sonríe inocentemente, como quién no ha roto un plato en su vida, dejándome sin respuesta convincente. Claro, le espeto consciente de que voy a herirle en lo más hondo, les resulta más fácil y rentable apoderarse de la Mezquita de Córdoba que poner en el buen camino a sus feligreses!. Decido, por mi cuenta y riesgo, pegar sobre la lápida el nuevo jarrón y sus flores  con nomásclavos, el producto revelación de este año que me sirvió para arreglar una pulsera, colocar unos percheros y colgar una cortina en el wc. Mano de santo. Eso sí que es responder eficazmente a las necesidades de uno. Otra incógnita que me traigo  sin despejar es quién ha podado (más de un metro, en la base) el ciprés que planté hace seis años en la puerta del cementerio. Cuando lo llevé, pensé que no resistiría, lo mismo que el florero, y ahora que ha alcanzado casi seis metros un fantasma decide que ha llegado a la pubertad y que toca afeitarse. He plastificado un cartel pidiendo que por favor no me corten las ramas y se lo he clavado delicadamente, con dos clavos, pidiéndole perdón. Prefiero pensar que he dejado el iPod en algún rincón de la casa mientras realizaba las típicas tareas que amenizo escuchando a Sabina; malpensar que alguien se lo pudo llevar de la escalera donde paso media vida cuando estoy allí me supondría ya "lo último de lo último", que se suele decir. Aún no he deshecho la maleta. Como de costumbre, me gusta verla medio revuelta para soñar que vengo de hacer un interesante y largo recorrido por allá y por allí. Todo este trajín ha permitido que, sin enterarme, y atravesando todas las barreras construidas tenazmente a mi alrededor para evitar un posible enamoramiento, se colase en mi subconsciente un moreno, medio calvo, con flequillo que está pacomérselo. Me paso el día removiendo la lengua, como quien lleva algo entre los dientes, intentando  quitármelo de dentro ya que no dispongo de tiempo ni para hacer manitas. Pero creo que se ha adherido al cielo de mi boca y lo confundo con el paladar. Sé que es difícil entender que alguien pueda hacer asquitos a un posible amor, aunque sea de verano. Y tengo que  confesar que todavía no sé si es real o es imaginario porque, que yo sepa, el amor se suele pegar a otras partes del cuerpo, como los dos kilos que se han venido conmigo. Esta no es una forma demasiado elegante de regresar pero quiero dar señales de vida por si alguien me está esperando, de verdad.


martes, 22 de julio de 2014

Algo dulce para subsistir.

No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado para darte cuenta de cuánto has cambiado tú.
Nelson Mandela (1918-2013)





Un kilo de miel de 1000 flores me dura 11 meses, untando un poquito sobre la mantequilla la tostada del desayuno. Me cuesta 6 euros; 1660 kms de desplazamiento, 20  horas de viaje (ida y vuelta); 100 besos de bienvenida, y 40 de despedida; 29 días de aislamiento; 15€ de cibercafé; 400 fotos, de las que borraré más de 2/3; 1.000M de estrellas pisándome la cabeza; 1 tonelada de saudade;...  y 500 ansias (17 por día) deseando regresar aquí, junto a ti.


sábado, 28 de junio de 2014

El bisturí llega al Cabañal.




Para quien no lo sepa, el origen del Cabanyal se remonta al siglo XIII cuando varias colonias de pescadores se fueron asentando en este zona costera formando un poblado que hoy en día es parte de la ciudad de Valencia. Su degradación es tal que parece más un vertedero que un pueblito encantador de obligada visita turística. Yo hubiese empleado todos los recursos a mi alcance para conseguir convertirlo en lo segundo, pero la alcaldesa se empeñó, hace ya mucho tiempo, en pasarlo por el bisturí para dejarlo a su imagen y semejanza. El resultado sería algo así como la fachada de la Preysler: más joven pero carente de personalidad, sin el encanto que nos incrusta el paso del tiempo, ese concepto que nos hace únicos. Y es que los que aquí vivimos, en la ciudad grande, pegada al barrio marinero, eso de vivir lo hacemos por inercia, por vasallaje, por el  "A mi qué me importa, mientras no se metan en mi casa", y a los demás que los zurzan. Digo esto por la evidente falta de solidaridad de los demás con la plataforma  Salvem el Cabanyal que lleva años luchando como guerreros en la sombra, como David contra Goliat, como la soledad del corredor de fondo. Su batalla por evitar el derribo de una parte de este lugar protegido ha conseguido paralizar el proyecto durante más de diez años.

Hace unos días, los de arriba arriba y los de arriba de aquí han llegado a un acuerdo (ya me gustaría conocer las amenazas, y las posteriores promesas que se han hecho) para abrir al viejo barrio en canal, sacarle las vísceras, y rellenarlo de humo, de botox y silicona. Aquí, en la ciudad de hormigón, no tienen ni puta idea de dónde se ubica Fuenteovejuna y, por consiguiente, ignoran el significado de la expresión "Todos a una". Lejos de parar los pies a la comendadora, permitimos que ella, sabedora de la falta de compromiso entre sus insolidarios vecinos, anule nuestra voluntad, la de todos, cada día un poco más.

Y tan felices! Aquí no pasa nada. No passa res, en lengua autóctona. No hay nada como la autosugestión. 


sábado, 21 de junio de 2014

Cincuenta y uno de Mayo


Querido diario… en estos momentos está aterrizando el verano. Lo confirmó ayer oficialmente Brasero, que es palabra de dios en la materia. Me gusta el calor. Por fin, puedo despijamarme. No te imaginas lo incómoda que resulta esta prenda, parece que fue inventada para no dormir. Me he preguntado unas cuantas veces hasta qué punto este miserable cumple con su función. Yo lo llamo cinturón de castidad. Para que te hagas una idea: al cambiar de posición o de postura tengo la sensación de estar embutida en un corsé del XIX, tal es la manera en que se retuerce aprisionando el cuerpo; el pantalón se sube hasta la rodilla, y mientras intento desplegarlo a su lugar… ya me he desvelado. Y no hablemos del camisón, que apenas he utilizado en mi vida. Este aún va más lejos, siguiendo el mismo proceso, acaba convertido en bufanda. Lo peor del calor es cuando llegan esas noches tropicales de insoportable canícula. Cuando no corre ni pizca de brisa, la altísima humedad satura los poros creando una capa pegajosa incompatible con la vida humana. No soy una orquídea. La falta de aire respirable me sumerge en un estado de creciente desasosiego. Ya estoy temblando. No he descubierto la forma de quitarme la piel de encima, para poder quedarme en carne viva.


viernes, 20 de junio de 2014

A esto me refería ayer.



Una peineta.

A veces, cuando la Historia va a Bilbao, tú vas a Sevilla. Es un suponer, no sabemos muy bien adónde va la Historia y adónde nosotros, lo cierto es que no logramos encontrarnos. Ahí está la abdicación de Juan Carlos, un Acontecimiento Histórico por decreto al que no hemos prestado la atención que se merecía. Llamé a mamá a las seis en punto de la tarde.
—¿Estáis viendo la tele?
—No, hijo, no consigo que me interese el asunto de la claudicación.
—Abdicación, mamá.
—Lo que sea. Me esfuerzo en estar a la altura de la Historia, pero no lo logro. A tu padre le importa un rábano también. Dice que nos preocuparemos por la Historia cuando ella empiece a preocuparse por nosotros. Precisamente nos has pillado haciendo cuentas para ver si este mes podíamos comprar las pastillas del colesterol y de la tensión, además los ansiolíticos y los antihistamínicos. ¿Tú no nos podrías echar una mano con los antiinflamatorios?
Telefoneé entonces a mi hijo, emigrante en Dusseldorf. Estaba enfadado:
—Que le den a la Historia, papá. Me resbala adónde vaya la Monarquía. Lo que me gustaría averiguar es adónde va el capitalismo, cuál es su próximo objetivo, dónde ha puesto el ojo para ver si me va alcanzar otra vez la bala.
Continué viendo, confuso, la ceremonia de la abdicación que por momentos, misteriosamente, parecía una toma de posesión, y recordé que en el telediario de las 15.00 había aparecido el ministro de Justicia proclamando que en un día histórico no se le podía preguntar por la fuga de su hijo. Personalmente, como padre, me habría parecido más lógico que dijera lo contrario: que en un día con tantas preocupaciones familiares él se ponía la Historia por montera. Depende de lo que priorices, que diría un secretario de Estado, si las horas o los minutos. Teóricamente hablando, las horas son el resultado de los minutos al modo en que la Historia, con mayúscula, debería ser el resultado de las historias de la gente. Pero aquí, ya digo, cada cosa va por su sitio. Le pregunto el porqué de esta extravagancia al camarero del bar donde veo la ceremonia, que es sociólogo, y dice que porque la Monarquía, que desde el punto de vista filosófico resulta un contradiós, no ha logrado entre nosotros, como entre los británicos, devenir en fetiche.
—Las relaciones con el fetiche —concluye— son de orden mágico, no racional, y ese es el gran trabajo que tiene por delante Felipe VI, convertirse en un amuleto de la suerte. Su padre, en cierto modo, lo logró. Pero los fetiches se desfetichan con facilidad. Aparece en el horizonte un Urdagarin, una infanta Cristina, un elefante muerto, una princesa comisionista, y la pata de conejo pierde todas sus propiedades.
Vaya, vaya, me digo yo a mí mismo, intentando emocionarme un poco con las imágenes de la familia real. Pero el Acontecimiento Histórico continúa empeñado en seguir hacia el norte mientras que mi tren se dirige hacia el sur. Entiéndase por sur (es un ejemplo) el dolor de cabeza que me provocan los antiinflamatorios de mis viejos. En un momento dado el Acontecimiento Histórico y yo nos cruzamos y le digo adiós con la mano. Él levanta la suya, pero no para devolverme el saludo, sino para hacerme una peineta. Joder con la Historia.

Texto: Artículo de Juán José Millás (El País, 18-06-2014)

¡Cuánto me alivia saber que hay gente capaz de comprender, de entender "globalmente" y de poner palabras inteligentes a mis "pobres" reflexiones y (minimalistas) conceptos! ¡Te adoro, Juanjo, aunque tú, como la Historia, como el rey, tampoco sepas de mi existencia!


jueves, 19 de junio de 2014

(Des)Esperando a la Historia.


Me gustaría que la Historia pensase más en mi, como yo pienso en ella.
Me gustaría que la Historia me dejase participar con ella, como yo lo hago en ella con Libertad, Igualdad y Hermandad.


domingo, 15 de junio de 2014

In-condicional(mente).



Si me quieres, quiéreme entera, no por zonas de luz o sombra… Si me quieres, quiéreme negra y blanca. Y gris, y verde, y rubia, quiéreme día, quiéreme noche… ¡Y madrugada en la ventana abierta!
Si me quieres, no me recortes: ¡Quiéreme toda... o no me quieras!

Dulce María Loynaz (1903-1997)


martes, 10 de junio de 2014

Touchée.


Me preguntas por qué compro arroz y flores?. Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir. Confucio (551 ac-478 ac)


jueves, 29 de mayo de 2014

¿Volvo?, c'est moi.


Saturándome las neuronas con los posibles resultados electorales, se me olvidó preparar una celebración para mi cibercumple. Fue a primeros de mes. Podría poner esa fecha y publicar, pero quiero dejar constancia de que los años no pasan en balde y la importancia que se suele dar a algunos acontecimientos se autodesplazan a un segundo plano cuando existen prioridades. Los nuevos amigos tendréis que confiar en mi palabra. Los que me acompañáis desde aquella época deberéis contener la emoción para mantener en pie la incógnita, ese es mi necesario deseo. Sin embargo nadie conoce mi aspecto, y éste es un dato por el que todos sentimos una cierta curiosidad ¡¿o no?! Pues eso tiene solución. Y qué mejor retrato se puede tener de uno mismo que el que te hace un inocente niño: sin poses, sin filtros, sin photoshop, sin prejuicios… sin piedad. Son seis. Prácticamente los mismos que tiene el autor de la foto; cuando yo nací en este mundo, él estaba a punto de aterrizar en el planeta. Salvo que en la blogocosa, seis años es una eternidad que permite tener vidas paralelas y donde el tiempo físico, paradójicamente, no tiene por qué pasar. Y como agua pasada no mueve molino, en lugar de fiesta, y en agradecimiento a vuestra incondicional presencia, voy a dar la cara. Esta soy yo:


a. volvo's photo-portrait, by D.A.M.

Con tanto detalle, cada uno podrá sacar su propia ¿impresión?. La mía, en su momento, fue que tengo buena mano izquierda...

Espero no haber decepcionado a la audiencia, porque a los amigos ya sé de antemano que no les importa en absoluto las apariencias; por algo sois amigos.


jueves, 22 de mayo de 2014

Podemos.




Querido diario... he vuelto a ver las sombras. Me he encontrado con la vecina de abajo. Es una parada de larga duración. Desde hace años cuida de su anciana madre que gracias a una pensión que percibe del extranjero, por deslomarse durante años para hacer crecer el país de acogida, la convierte en mileurista. Con esto viven las dos. Este año, por haber cobrado unos atrasos de quinientos euros de su época de emigrante, el importe total percibido se ha pasado un pelín de la raya del mínimo contributivo, con lo cual, lo cobrado de "extra" se lo acaba de chulear hacienda. Me sube la mala leche de los pies a la cabeza pensando en Rodrigo Rato, al que anticorrupción se opone a que le embarguen 24Millones; en los diputados que perciben dietas con las que vivirían dos o tres familias; en los empresarios que pagan en dinero negro, señal inequívoca de que también cobran en el mismo color... Pienso en todo esos que ya sabes y que no es necesario repetir.

Y sin embargo seguimos sin hacer nada, sin querer hacer nada, sin intentar hacer nada. Por algo los ciudadanos somos el quinto poder, y ocupamos el lugar que nos corresponde por no ambicionar los intereses de los cuatro primeros: el éxito para vivir mejor. Me niego a ser del montón. Yo, que nunca he tenido quien me represente en las alturas, siempre he dado mi voto a quienes tenía por cercanía idelológica. Lo que se llama un voto útil, lo admito. Pero, ¿acaso es mejor ninguno, apoyándose en el desencanto?. ¿Hemos dado tanto la lata para cruzarnos ahora de brazos? Yo no, desde luego. Como mi vecina, lo intentaré. La semana pasada recibió una citación para estar de vocal en una mesa, como si no tuviera bastante ya. Me voy a la junta electoral, a preguntarles que con quién dejo a mi madre - comentaba con otra vecina. Ésta, segura de sí misma le dijo que ni se molestase, que no la eximirían. Pero lo intentó; fue, consideraron estimar la excusa, y se libró.

La última vez que voté, ante la falta de aires frescos, lo hice metiendo en el sobre la foto de un mono. Por lo menos que los de la mesa se rían un rato - pensé. Pero en esta ocasión la oferta es más amplia. Y después de hacer mis deberes de investigación, de información sobre los nuevos partidos, esta vez, mi voto será de confianza, antes de que me supriman este último derecho.

Podemos trazar nuevos caminos, ¿no?


domingo, 18 de mayo de 2014

17 de Mayo, día D las Letras gallegas.




Habría tanto dónde elegir...

Hoy,  me quedo con el "Esperpento" de Don Ramón María del Valle Inclán y sus Divinas palabras. Si levantara la cabeza quedaría estupefacto de comprobar que el futuro sigue viviendo en el pasado, salvando pocas distancias: el teatro es el mismo, las máscaras también.

Sobre la eterna noche del pasado se abre la eterna noche del mañana.

Valle Inclán (Pontevedra, 1866-1936)



lunes, 12 de mayo de 2014

El Hang.



El Hang era, hasta ayer, uno de los muchos instrumentos musicales que desconozco. Según contó Osvaldo, su tocador, a pesar de que a primera vista pudiera parecer un instrumento ancestral, su creación es bastante reciente: apenas ha cumplido catorce años. Sus creadores, Sabina Schärer y Felix Rohnerson dos artesanos suizos del acero.

Podría hacer un breve resumen de sus orígenes, funcionamiento, evolución, etc. pero me parece tan curioso todo lo que he leído sobre él que no quisiera omitir detalles que podrían resultar interesantes para los amantes de la música, o para los entendidos en el tema. En este  enlace, la auténtica historia del Hang que suena así:


video
Vídeo by a. volvo

¡Me encantó!


miércoles, 7 de mayo de 2014

¡Manos arriba!




- ¡¿Estás sordo?!, te dije que me dieses la v i d a, no la bolsa.


lunes, 21 de abril de 2014

Cien años y cuatro días de soledad.


El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.
G.García Márquez (1927-2014)

* * *

Discurso de aceptación del Nobel de Literatura 1982.




sábado, 12 de abril de 2014

El sueco de Alfafar.



Hace apenas un año se inauguraba un casiIKea, al norte de la ciudad. Para haber luchado de forma encarnizada contra la instalación del atractivo sueco, poniéndole todo tipo de zancadillas para que desistiera, algunos trabajaron como chinos para levantar en seis meses un sucedáneo que, por haber nacido tan poco cocido, no hay que ser muy listo para considerar el hecho como un candidato a aborto en toda regla, pues si haces lo imposible por hacer patria, no puedes ponerle a la criatura un nombre que suene extranjero: Teyoland, que viene a ser algo así como La masía del tito Tello. ¡Manda collons, quina falta de imaginació, che! Y encima renegando de apellido. Es imposible crear de ayer para mañana un híbrido de dos gigantes como ikea y elcorteingles; para copias, hay de sobra en el merado. Esto en cuanto a la apariencia. En lo menos evidente, antes de abrir las puertas, ya contaba con una denuncia del gremio de empresas del mueble (férreo poderoso-opositor), por falta de licencia de apertura de sus veinte mil metros cuadrados. El pobre chaval, con tantas malformaciones gestacionales no podía llegar demasiado lejos.  Por no tener, ni tenía una página web como manda el dios marketing. Todo a lo grande y a medias, como se suele hacer por aquí. Vaticiné para mis adentros que no tendría futuro; el niño ha sido desahuciado, antes de dar los primeros pasitos. Pero mientras agonizaba, ya estaba en camino un gran hermanito, de diferente padre, que pronto verá la luz. Y es que las cosas, cuando se hacen con ganas, suelen salir bien. La fecha prevista para su llegada es el 17 de Junio, si las cuentas no fallan y la fase lunar es propicia. Se llamará Ikea, y crecerá al sur, en el lado opuesto a su sosias.
Se sabe de antemano que será adorado, y que toda la comunidad lo espera con los brazos abiertos y la tarjeta en la boca; unos, porque tendrán un puesto de trabajo, los demás un nuevo lugar donde pasar el sábado soñando cómo decorar su casa cuando la tengan, o redecorarla cuando la recuperen, o cuando volvamos a cobrar un salario que nos permita modernizar la cubertería y cambiar las estanterías por otras más… cool.

Cuando me encuentro en ese estado del que tanto gozaba santa Teresa, en lugar de darme por la poesía, me da por buscarle tres pies al gato.


jueves, 3 de abril de 2014

Desaturación parcial.



Cómo ver esta foto en 3D:

Colocar el cursor sobre la foto y clicar en ella.
Situarse a dos o tres palmos del monitor (según necesidades)
Entornar los párpados, a un milímetro de cerrarlos (estilo miope)
Mantener la mirada unos segundos y luego abrir mucho los ojos (tipo "no me lo puedo creer"!)
Dejar conclusiones en "Comentarios".


sábado, 29 de marzo de 2014

La dama de bronce.





Erguida sobre el acantilado, reclama al cielo lo que le arrancó el mar.
No sabe que lo lleva enredado en en el pelo, adherido al cuello, donde susurraba adjetivos, ruegos y besos.



jueves, 20 de marzo de 2014

¡He vuelto!



Jara (Cistus heterophyllus)


para los soñadores
para los románticos
para los alérgicos
para los indiferentes
para los eufóricos
para los depresivos
para los que me odian
para los que me adoran

Lo quieras, o no, estaré contigo 92 días y 18 horas, con sus correspondientes noches.
Hasta el 21 de Junio me tendrás pegada a ti: 

sobre la tierra,
en el aire,
en tu cuerpo
y en tus ojos.

¡Así soy Yo!


miércoles, 12 de marzo de 2014

Pasatiempos para la cuaresma.













Desde que me percaté de la existencia de diferentes versiones en la asignatura de Historia, tengo una relación de amor/odio con ella. No hay manera de aclararse, ni de comprobar cual fue la verdad. Sin embargo me encantan sus entresijos que, por lo general, son las que contienen una base más sólida de lo que pudo/puede ser real. Y hablando de realeza, me he encontrado con un dato interesante que aportará algo de luz a mi ignorancia: el rey Alfonso XIII fue el precursor del porno en España. ¡Toma ya, esto no viene en los libros! Una productora catalana llamada casualmente Royal films, dirigida por los hermanos Baños, era la encargada de hacer este tipo de películas para consumo del pícaro monarca, allá por los locos años de 1920. Títulos como "El confesor"El Ministro", "Consultorio de señoras", "Los polvos de la madre Celestina", "El impotente" también se exhibieron, previa autorización, en algunos cines, en pases nocturnos, a la una de la madrugada. El picante negocio acabó, según parece, cuando una de las actrices denunció que en su contrato había firmado que estas películas serían proyectadas en el extranjero.

El material fue encontrado en Valencia y restaurado en Barcelona. Y existe un DVD con el título de "Consultorio de señoras"... para interesados, caprichosos y/o coleccionistas.

En el enlace de la Ser, se puede escuchar una breve historia de su (verde) majestad. Pero en el caso de que no se disponga de tiempo, ni de un poco de curiosidad histórica o de paciencia, el morbo comienza a partir del minuto 13 pero, aviso, es tan breve como…como todo lo bueno.





Siguiendo el hilo de lo prohibido, no puedo dejar pasar la ocasión de publicitar (con su permiso)  la  Galería Railowsky que actualmente exhibe, bajo el título "La esquina de Cocotte", fotos eróticas de los años 50 y 60. Una de las colecciones privadas más importantes de España perteneciente al coleccionista  Juan José Díaz Prósper. En Valencia, hasta el 8 de abril.


Nota: Las palabras en color son enlaces.