viernes, 6 de diciembre de 2013

Tormentas y tormentos.



El barómetro ha estado bajando toda la tarde, y como sé más que los instrumentos qué vientos caminan en lo alto y qué zonas de nebulosas inquietudes cruzan la tierra, abandono el libro sobre una butaca mullida y camino de ventana en ventana cerrada, y observo las ramas extenderse contra el cielo. Y de nuevo pienso, a menudo cuando el aire se interna en el alma silenciosa de la espera, cómo el tiempo va con un único propósito por las corrientes secretas de lo no percibido hacia este dominio polar. El tiempo exterior y el tiempo del corazón avanzan por igual indiferentes a los pronósticos. Entre el prever e impedir los cambios yace el poder sobre los elementos que no alteran relojes ni barómetros. El tiempo en las manos no es dominar el tiempo, ni los restos destrozados de un herraje son prueba contra el viento; el viento ascenderá, sólo nos resta asegurar postigos. Corro las cortinas al ennegrecerse el cielo y enciendo las velas envainadas en cristal a espaldas de la corriente de la cerradura. Este es nuestro único amparo de la estación. Esto es lo que hemos aprendido a ejercitar aquellos que habitamos áreas atormentadas.

Texto: Adrienne Rich (Baltimore 1929-2012)


6 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Te diría que me quedo con tu foto. Eso es hacer encaje de bolillos sin bolillos.
En cuanto al tiempo, siempre la tormenta está lista, para amenazar o para descargar sin previo aviso.

· VVRTSdCLRS

· CR · & · LMA ·


virgi dijo...

El barómetro que diga lo que quiera, yo me siento tras la ventana y me dedico a ver como circula la vida.
Besitso, cielo.

karras dijo...

Pues yo espero que ese viento de una vez ejercite un bruasco viraje que no se lo espere ni el barómetro.
Justo cuando crean que el viento sople a su favor se les vuelva tempestad incontrolable. Besotes.

M.T.R. dijo...

"El Puto Invierno" como creo que resumiría "Wyoming"..... y yo.
Un saludo.........

Piruja dijo...

Hola volvo, esperemos que esas áreas atormentadas no nos dejen encasquillados en el sitio por siempre, y que esos vientos solo se lleven lo que sobra que es mucho.

Besos.

Esmeralda dijo...

M encanta la foto, jugaste maravillosamente con la luz.

tD2b