jueves, 6 de noviembre de 2014

Una historia de objetivos.


(AF-S DX VR Zoom-Nikkor 55-200mm) ISO 200 f/5,6 1/640

No me gusta hablar de asuntos personales en público. Sin embargo opino que las reglas están para saltárselas sobre todo si tienes un guión que lo requiere. Allá voy. Quiero hablar de generosidad. Situémonos. La mayoría de los que leéis estas líneas habéis llegado hasta aquí de manera espontánea  y eso es muy halagador porque de alguna manera, no importa el motivo, cada uno decidió quedarse por aquí, entre mis fotos y mis letras. La fidelidad es la mejor recompensa que he obtenido porque ha conseguido que, a través del tiempo y de las palabras, germinase y se acrecentase la confianza hasta alcanzar el grado de complicidad. Y un día me di cuenta de que, sin decirnos apenas nada, sabemos si el que está al otro lado sonríe o  tiene el día ñoño porque le han perforado el alma. A partir de ahí dejamos de ser sólo uno más y cobramos vida a ambos lados de la ventana abierta a este mundo: un universo en el que observados desde arriba… ni se nos ve, ni se nos espera. En este punto, es justo que abra un paréntesis para quienes me acompañáis desde el pasado remoto para decir, con el corazón en la mano, que he recibido de vosotros mucho más de lo que os he dado, pues mi objetivo no era llegar a algún sitio sino dar rienda suelta a mis alucinaciones sin jueces ni censura, y aún así sois extraordinarios  cómplices de mis desvaríos. A todos, mil trescientas gracias por lo menos. Sí, también me puedo equivocar. Pero no es la historia de hoy. Hoy es la historia de un desconocido que, un buen día, apareció en otra de mis vidas, en mi primera vida para ser exactos. Se dejó llevar por su naturalidad, aprendió rápido a leer entre líneas, se acomodó en esta jaima nómada y se quedó. Han pasado unos años.

Hace unos días, ese yanodesconocido se puso en contacto conmigo. Decía que le sobraba un objetivo Nikon 55-200, que se le había quedado ¡¡pequeño!! y quería uno más grande. ¡Qué tíoTe lo dejo una temporada -insistió intentando convencerme. De acuerdo, repliqué, pero, si me lo quedo, le pones un precio porque yo ya tenía intención de comprarme uno. Cuando acusé recibo al paquete que me había enviado, me mandó un e-mail que decía "... Me alegra infinito que te guste y que te haya valido, amiga. Ahora hablaremos del importe que es: si tienes ocasión de hacer un favor a alguien que lo necesite o de dedicar una sonrisa a alguien triste hazlo porque ese es el precio…"

Cualquier cifra se quedaría corta mas, por poner un número, te doy mil setecientas gracias, Karras, por los mismos días de compañía más el regalo de volver a hacerme creer en el ser humano. Sobre todo por esto. Y te dedico esta primera foto salvaje hecha en el bosque de mi hogar, la terraza: un lugar abierto a cualquier tipo de bicho que esté dispuesto a trepar más de 50 metros para consumar un cruce de miradas diferentes.

No me gusta hablar públicamente de asuntos personales, pero aquí estamos en petit comité.


15 comentarios:

Piruja dijo...

Hola volvo, si que es verdad que con el tiempo vas conociendo poquito a poco a los amigos que nos hacen el honor de visitarnos y comentar, como en todo, con algunos se les coge mas confianza y cariño y con otros como a mi me ha pasado, tengo esa gran suerte de llegar a ser amigos, entre ellos este mago al que quiero un montón:)
Cuando he leído lo de objetivo me he echo una idea de quien hablabas, y cuando has dicho quien era me he alegrado mucho, no me extraña que haya echo lo que cuentas ya que bien lo sabes también, el cacho corazón que tiene, y el precio solo el es capaz de decir eso:), como no se va a querer a una persona así y a quien tiene a su lado ya que son iguales los dos.
La imagen es magnifica, asique disfruta del objetivo y mas saber quien lo ha tenido:)
Se me olvidaba:), al principio me he asustado, pensé que te estabas despidiendo, menos mal que no, me ha gustado mucho que nos cuentes tus cosas personales:)

Besos.

Sergio DS dijo...

Pues me has alegrado el día, mi fiel amiga.

(y no te engaño)

Entre palmeras... dijo...

Y es que no tiene precio el valor de la amistad, ese gesto noble y hermanado que ha tenido nuestro querido mago del bosque y para estreno esa libélula de leyendas y fantasías.
Leer tu post, es sentirse con esa emoción en el pecho, que nos lena de fe y orgullosos de esa bella palabra, amigo, no importa sea una pantalla, desde ese lado un ser humano, nos sonríe.

Ayyyyyyyyyyy, un abrazo grande y a Karras

S. dijo...

Es tan raro encontrar historias que recuperen lo bueno del ser humano... Es como si me hubiese encontrado una pequeña piedra preciosa paseando por la calle(una calle virtual pero es evidente que la red nos emociona ya a muchos del mismo modo que lo real. De hecho, la persona que te ha enviado el objetivo es real y su acto también). Esto es un cuento y una anécdota, todo en uno. Imagíname sonriendo porque acertarás. Saludos.

karras dijo...

Imagínate un objetivo creado para captar bellezas como la que nos ofreces hoy dormitando en una estantería, con una depresión contínua por lo que puede realizar y no le dejan.....
No Volvo no, yo soy quien ha de estar agradecido, primero por haber tenido la ocasión de conocerte y despues por todo lo que tu nos vas a aportar con esta nueva ilusión compuesta de plásticos y lentes.
Se va a disparar tu imaginación, vas a disfrutar enormemente y nos vas a regalar puntos de vista muy tuyos pero sobre todo vas a sonreir con estos trabajos.
¿Se puede pedir más que la certeza de haber provocado la sonrisa de una amiga?.
Repito, soy yo el agradecido.
Besotes grandes y a por todas.

La utopía de Irma dijo...

Las pequeñas cosas se hacen más grandes con los pequeños detalles, la verdad es que estamos rodeados de personitas que gracias a ell@s podemos ver todo lo que nos rodea de mejor color, disfrútalo.

Abrazote utópico, Irma.-

Anónimo dijo...

¡¡Oiga, qué sean 300.000 gracias como la velocidad (redondeada) de la luz!!!
Me he quedado sin palabras, lo siento y por ello voy a emplear las de otra persona genial: Pues me has alegrado el día, mi fiel amiga.

(y no te engaño)


Y de la foto ni hablo ya que su calidad define el buen uso y estado del *objetivo...Qué buena.
Trato o truco :]´

[*He visto singularidades más allá del espacio y todas eran enormes, fantásticas. Pero algunas singularidades mayores que ésas están en determinados universos personales, en esas otras personas.
¿Había dicho que me había quedado sin palabras?...A sí]

Anónimo dijo...

Quise decir:
...Ah, sí

virgi dijo...

¡Ah, qué historia tan reconfortante, entrañable y preciosa!
Me alegra mucho lo que cuentas, por ti, claro. Y por Karras, que aunque no lo conozco, ya puedo imaginar que calidad humana tiene.
Besos a los dos.

Esmeralda dijo...

Es una buena noticia Volvo , que todavía queden personas tan generosas desprendidas. Este acto dice mucho de karras y de ti... si te ha elegido para que custodies es objetivo, será por algo.

Me alegro
Un abrazo y a seguir haciendo fotos como esta.

tD+++++b

ñOCO Le bOLO dijo...


Diría que debo felicitar, y de todo corazón, a Karras. Él siempre se despide diciendo "hacedme el favor de ser felices"... y trata de que así sea con gestos como el que nos cuentas..
Y felicitarte a ti por hacer explícito que el mundo virtual encierra muchos más valores, en bastantes ocasiones, que el mundo real. Es cierto que aquí se establecen sutiles lazos que, culminen o no con un encuentro, todos percibimos como unos lazos fuertes y resistentes como corresponde a los propios de una tela de araña, bien tejida y urdida.
Sobre la foto... impresionante. Ya te veo venir con una carpeta llena de bichos y flores.

· VVRTSdCLRS a los dos

· LMA · & · CR ·

a volvo dijo...

Así sucede, Piruja, en el fondo la red es un reflejo de la vida real, aunque nos escondamos detrás de un avatar, dejamos una estela de cómo somos y eso no se puede trucar, y a partir de ahí se conecta en menor o mayor intensidad con los demás. En cuanto a ellos, ¿qué te voy a contar que no sepas? No, por ahora no me voy :)Besos también para ti.


Pues no te engaño si te digo que me alegra muchísimo, Sergio, claro que con esta "pequeña-gran" historia nos es para menos. Besos.


Un gesto noble y hermanado Entre palmeras que quedará grabado en mi sentir para siempre, y como las grandes emociones que he tenido la fortuna de vivir pasará a mi "baúl de los recuerdos", en el apartado Alegrías. Un abrazo para ti también.


Pues te imagino perfectamente sonriendo, S., porque encontrar esa piedra es tan difícil aquí como en la vida real, yo diría que en esta última más, pero no improbable como queda demostrado. Tengo más suerte de la que merezco. Besos para ti.

a volvo dijo...

:))) He visualizando tu reflexión, Karras: un "aparato" fantástico hambriento de ver mundo, descansando a su pesar en una estantería, privado de su objetivo en la vida... Es como para deprimirse, sí. Ya me encargaré de darle marcha. Pero no esperes paisajes coloridos, espacios abiertos donde la libertad "sólo termina allá donde alcanza el zoom porque para eso aún faltan unos cuantos meses. Mi bosque será la ciudad, sus detalles, sus claros y sus sombras; el bosque que me engulle a diario. Y te doy las trescientas mil gracias, redondeando la velocidad de la luz, que me sugieren más abajo, porque hubiese sido la metáfora preciosa que no se me ocurrió. Besotes grandes para ti, y para Mar.


Irma, coincido contigo en que los pequeños detalles contienen los grandes sentimientos. Me viene a la memoria los dibujos de los niños que, cuando regalan uno, dan lo mejor que tienen. Abrazote utópico para ti también.


Anónimo, la rabia que me ha dado cuando he leído su comentario por no haber sido yo la autora de esa metáfora, oiga... También me alegra haberle alegrado el día, cómo no?! ojalá pudiera hacerlo todos los días con todos. No se trata de un trato... ha sido un r e g a l o y no hay ningún truco... la libélula llegó, se posó y posando esperó que se produjese el disparo. Yo creo que el universo más sorprendente está dentro de nosotros, lo que pasa es que el miedo no lo deja brillar. Besos para usted y...ah,sí, le había entendido perfectamente.


Reconfortante, entrañable, preciosa... todos los adjetivos bonitos que se nos puedan ocurrir, Virgi, Parece que todo no está (aún) perdido... Hay esperanza, ¿verdad? Besos para ti también.


Es una noticia de primera página, Esmeralda, de esas que acortan distancias entre semejantes. Confianza es lo que hemos perdido en estos tiempos de prisas, generadores de ansiedad y su consiguiente inseguridad y temor. Lo custodiaré con el máximo mimo. Gracias por tus palabras. Un abrazo también para ti.


Ains, Ñoco, sólo hace falta seguir unas entradas en su "casa", para darse cuenta de que Karras es de los que predica con el ejemplo, aún a consta de su salud y bolsillo. Esa frase con la que siempre se despide es una invitación a vivir de verdad, con los ojos abiertos y consecuentemente. Pensé mucho antes de dar este paso y ganó la necesidad de dejar constancia de esos valores que mencionas y que bien comparas con esa tela tan delicada como resistente. Una tela que formamos entre todos y que, a veces, se rompe en alguna intersección debido a las "inclemencias" pero sin afectar al resto. Y si esta tela en particular sigue creciendo es porque gente como tú (por cierto el más antiguo en la jaima) y todos los que siguen tejiendo, habéis contribuido en su mantenimiento para que no se rompa. Sí, bichos, flores... y todo lo que se me ponga delante. VVRTSdCLRS para ti.

bisílaba dijo...

Personas como Karras y como usted, hacen que este mundo virtual y -estoy segura- también el real, sean lugares bellos y confortables.

a volvo dijo...

Vamos (re)descubriendo la buena gente, bisílaba. Parece que los "malos tiempos" nos contaminan de tal forma que desconfiamos hasta de nuestra sombra. Sin embargo, "anda por ahí", currándose la solidaridad donde haga falta y, a veces, hasta se pasan de generosidad. Besos.