domingo, 12 de enero de 2014

Madalena.




No soy como parece, sin embargo prefiero este estado intermitente de ironía y sarcasmo, a modo de válvula de escape, antes que acabar como la tía Tola. En mi caso, todo empezó el día en que me hice el haraquiri buscando el corazón a una alcachofa: estiré con fuerza de las hojas y el cuchillo solito eligió dónde cortar. Casi todos pensaron mal al ver la herida, y  no pude convencerlos de lo contrario. Y es que meterme a cocinillas no era la ilusión de mi vida y maldigo el día en que, harta de clips, de archivos y mecanografía, se me ocurrió fantasear con una temporada en el hogar, sin órdenes sin horarios sin rivalidades, ignorando que pedía una temporada en el infierno. Mi solicitud era para una t e m p o r a d a, no para una  dé ca da. Es peligrosísimo pensar a la ligera. Cada detalle de los deseos debe ser tenido en cuenta, y recrear minuciosamente la fantasía, incluyendo su duración, el lugar y la compañía, si la hubiere. Algo así como la retahíla de las recetas de cocina. Imagina si no un exquisito arroz con bogavante, con los ingredientes de una fabada… Pues ese es el resultado, cuando no se hacen las cosas bien.  Aunque conseguí hacer unas albóndigas para chuparse los dedos, mi cabreo aumenta cada día como la masa en reposo que, en el fondo, es una calma chicha. Estoy que echo humo. Las cacerolas están consiguiendo lo que no logró mi jefe: que se me vaya la pinza. El que más el que menos sabe que la frustración lleva a la impotencia, la impotencia a la rabia, y la rabia acumulada es una olla a presión cargada de metralla que, cuando explota, nunca se sabe dónde acabará impactando. Con tanta insatisfacción por mandil parece que pase el día pelando cebollas. De acuerdo que yo no perdí un marido, pero perdí un salario fijo que es otro excelente antítodo.


7 comentarios:

karras dijo...

Ya te digo amiga. Yo cuando me pongo en la cocina no se si con el cuchillo pelar las patatas o echarme a la calle.
De acuerdo total que uno está mejor sedado con un sueldo fijo. Porque el resto del día al menos no estas elucubrando maldades.
Besotes esto no ha terminado aún.

Entre palmeras... dijo...

Y bueno...
No tengo mucha confianza contigo pero te digo:
Creo todos andamos de cabeza con el problema a nivel mundial de la economía, en mi caso el sueldo fijo lo bajaron tanto en horas que he tenido que buscar dos trabajos más, así que apenas cocino de tan cansada que llego y cocinar para una sola le ronca la madre, esa es la verdad, así que estoy bajando de peso sin dieta, poco el tiempo que puedo dedicar a escribir o retribuir a los amigos en visitas como quisiera, pero el trabajo más arduo, el más aguerrido, el más osado, es querer seguir tejiendo sueños y eso no lo van a impedir porque depende de mi si me los dejo quitar, aunque como hace unos días llegué al trabajo con el mando de la tele en la mano y mi jefe me mirara todo aturdido y yo creyera que era el celular,así que atónita le dije:
Te puedes fijar si traje la cabeza o regreso por ella...
Alégrate estés tan ocupada, el ocio no conduce a nada, si quieres aunque sea una horita, te ayudo a pelar cebollas y de paso como.

Abrazos y una linda semana.

Esmeralda dijo...

... y es que a veces las decisiones que nos parecen geniales no lo son tanto... seguro que por esa cocina hay algo más que unas buenas albóndigas...

tD2b

ñOCO Le bOLO dijo...


A veces, quién pierde a su contrario no sabe lo que gana... hasta perdiendo un salario. Lo otro, lo de la cocina, siempre te quedará Falsarius, aunque me da que tú no lo necesitas.

· VVRTSdCLRS

· CR · & · LMA ·


Piruja dijo...

Hola volvo, ufff pues ya somos dos que esa olla estallara un día y que nos pillen confesaos, yo tampoco pedir un marido pero si mi salario como tu que como bien dices es un antídoto muy bueno, pero a falta de el pues ya va siendo hora que esas ollas estallen ya que si no se pasara el arroz y la receta nos gustara mucho menos de la actual, que ya es decir.

Besos.

Sergio DS dijo...

Joder, está peor que mal la cosa, te deseo mucho ánimo y aún no creyendo en exceso en ella, que algo te acompañe la suerte.

Me temo que este 2014 tampoco lo acabo con nómina y aunque muevo los cables que puedo creo que más futuro tengo como "pintor" que como ingeniero.

Así son las cosas, y que las sigamos contando-

Un beso.

a volvo dijo...

A veces también tengo "esa" duda, Karras,.. pero como tengo un montón de cosas con muchísima más prioridad, dejo que se vaya "el santo al cielo" :) Besotes también para ti.


Si has conseguido dos trabajos más, eres "afortunada", Entre palmeras, aquí, por lo que yo sé, tener uno ya es una mierda de lujo. ¿El mando de la tele, en lugar del celular? :)))) ¡Qué buenísimo! Cebollas no... aún quedan patatas :) Abrazos para ti también.


En los tiempos que corren cualquier decisión se va al traste, Esmeralda. El arroz caldoso es mi especialidad, dicen. (odio hablar de cocina) tD2b a ti también.


La de veces que he "ganado", Ñoco, sin tener un clavel. A veces me pregunto si me sobra amor propio, dignidad, o me puede el sentido de la justicia. Me ha encantado conocer a Falsarius, queda contratado como pinche :)) VVRTSdCLRS también para ti.


El país está lleno de ollas, Piruja, creo que si aguantan tanto es porque son de "buena calidad" pero cuando el mecanismo de la válvula se desgaste... el arroz se va a volver incomible. Besos para ti también.


Tu "alternativa" tiene su encanto, por decirlo de alguna forma bonita, Sergio, pero ya es triste pensar que todo el esfuerzo que uno hizo en su día se va al garete por culpa de "cuatro" mamones. Ojalá la pintura siga siendo sólo un "placer". Un beso para ti también.